Traducimos nuestros servicios en información útil en la toma de decisiones
Contáctenos!!!!!


La contabilidad es parte importante de los sistemas de control interno
Capacidad y experiencia nuestra mayor virtud!!!!!!!!!!!!!!


Análisis minucioso previo determinación de elementos informativos
El secreto de nuestro exito!!!!!!


No dude en contactarnos cuando precise de información financiera efectiva
Nuestra firma a su servicio
javascript
CONTROL Y GESTIÓN

« Regresar
EL IUE AL AITB, SERIA IMPUESTO AL PATRIMONIO?
    La inflación al igual que un fenómeno natural, llega devastando el desarrollo de la economía de un país, golpeando el poder adquisitivo de la moneda nacional o incrementando el nivel general de precios de bienes y servicios, incitando a la población, la preferencia de conservar su dinero en bienes sobre todo en aquellos que conservan su valor, ahorrar su dinero en moneda extranjera con preferencia en aquellas que gozan de estabilidad, y otras acciones económicas que minimicen los efectos de la inflación sobre bienes económicos, provocando la caída de la demanda y oferta de bienes y servicios, desmanes que terminan en la desaceleración critica del desarrollo de la economía de una nación.

    La inflación como fenómeno económico, traslada el desarrollo de la economía a un escenario caótico, donde los resultados económicos se tornan totalmente imprevisibles, la incertidumbre y desconfianza se empodera de la población, agudizando mucho más los embates de la inflación sobre la economía nacional, empujándolo al plano de la desestabilización.

    En una economía devastado por la inflación, no existe agentes económicos que no hayan sido afectados negativamente en su economía, por lo tanto no existe la más mínima posibilidad que la inflación produzca, en la economía de algún agente económico ingresos reales que mejoren materialmente su situación financiera y patrimonial.

    Ahora bien, los efectos de la inflación sobre bienes que por su naturaleza económica conservan su valor, se manifiestan en el incremento del precio de esos bienes con relación al precio en libros, estos hechos en unidades económicas formales, que se caracterizan por medir periódicamente su estado de situación financiera y patrimonial a través de un sistema contable, de acuerdo a Norma Contable Nº 3 y principio contable de “partida doble” son ajustadas con abono a la cuenta de resultados Ajuste por Inflación y Tenencia de Bienes (AITB).

    La inflación como fenómeno económico si bien aumenta el valor de los bienes, pero no modifica el estado físico económico de esos bienes, es decir que esos bienes no sufren cambios como ser tiempo de vida útil o capacidad económica, por ejemplo un vehículo si bien por la inflación aumenta su valor, pero no aumentar su vida útil, el número de asientos en su interior, las condiciones en su interior, es decir si no tenía aire seguirá sin tenerlo, por ello es que se afirma que la inflación sobre los bienes no monetarios no tienen una manifestación material.

    Por lo tanto la cuenta de Ajuste por Inflación y Tenencia de Bienes, registra únicamente los efectos de la inflación sobre bienes económicos que conservan su valor, representando la nivelación de los precios en libros a precios de mercado, por otro lado al valor con el que los agentes económicos conservan su capacidad de compra.


    De acuerdo el Art. 323 de la CPE, la política fiscal se basa en los principios de capacidad económica, igualdad, progresividad, proporcionalidad…..”.

    Ahora bien corresponde analizar el principio de capacidad económica, como principio básico en el que se basa la política fiscal de un estado, desde su gestación hasta su manifestación económica, basado en el orden natural de todo hecho económico, podemos afirmar que se gesta en la edad laboral del hombre, se manifiesta materialmente en el salario devengado, en realización del sueldo en gastos y ahorros, y en los resultados de la utilización de esos ahorros en operaciones de inversión.

    Del que se puede concluir que la política fiscal (impuestos) se basa en las manifestaciones materiales de la capacidad económica, tales como sueldos, compras, ventas, tenencia y utilización de bienes, manifestaciones económicas que mejoran en verdad la situación financiera y patrimonial de los agentes económicos.

    Las manifestaciones de la capacidad económica a diferencia de los efectos de la inflación sobre los bienes que conservan su valor provoca cambios materiales y medibles en la situación financiera y patrimonial de los agentes económicos, en cambio la inflación modifica sus valores sin producir cambios materiales en el campo financiero ni patrimonial.

    Por lo tanto, como los efectos de la inflación (AITB) sobre la tenencia de bienes económicos no monetarios, por principio de realidad económica, no constituyen manifestación de capacidad económica, debido a que estos no modifican en lo absoluto la situación financiera y patrimonial de los agentes económicos, el impuesto IUE sobre el AITB NO CORRESPONDE, debido a que contraviene el principio de capacidad económica establecido en la Constitución Política del Estado, por otro lado carece de razón legal, por considerar y gravar a los efectos de la inflación como utilidad, cuando estos no modifican en lo absoluto la situación financiera y patrimonial de un negocio como lo hace una utilidad real.

    Con arreglo al principio de capacidad económica establecido en la Constitución Política del Estado como una de las bases de la política fiscal, el Art. 47 de la Ley 843, define como utilidad neta imponible, a la resultante de deducir de la utilidad bruta (ingresos menos gastos de venta) los gatos necesarios para su obtención y conservación de la fuente. Admitiendo como gastos deducibles todos aquellos que cumplan la condición de necesarios para la obtención de utilidades gravadas, precepto, donde no cabe el Ajuste por Inflación y Tenencia de Bienes como elemento de la utilidad neta imponible.

    Si bien el Art. 36 de la Ley 843 al establecer que el impuesto IUE alcanza a utilidades resultantes de los estados financieros ajustados de acuerdo a lo que disponga esta Ley y su reglamento, incluye el AITB como ingreso gravado por el IUE, también basándose en razones legales objetan gastos como no deducibles tales como ser: Los gastos personales cuando no intervenga contraprestación efectiva de servicios, los gastos por servicios personales cuando no se demuestre la retención de impuestos correspondientes, amortización de llaves, marcas y otros activos de los cuales no se demuestre pago alguno, etc.

    Así como aquellos gastos en el marco estricto de la RAZON LEGAL no son deducibles, el AITB en el marco estricto de la RAZON LEGAL no es imponible, este último (AITB) por no modificar en lo absoluto la situación financiera y patrimonial de los agentes económicos.

    En base al análisis realizado, el Impuesto sobre Utilidades de las Empresas (IUE) al gravar sobre utilidades que incluyen el AITB (efecto de la inflación), no estarían gravando únicamente a la UTILIDAD entendida como manifestación material de la capacidad económica (Art. 47. Ley 843), sino en lo que corresponde al AITB al patrimonio del agente económico, situación no prevista en el ordenamiento tributario al no existir el impuesto al patrimonio.

Autor: Oscar Inca Pacara
Fuente: CPE, Ley Nº 843
21 de Octubre de 2017


Compartir en WhatsApp

http://congestbolivia.com/publicaciones/IUEALAITB.jpg