Medimos la capacidad económica de su empresa para estimar resultados operativos.
ELABORAMOS BALANCE GENERAL Y OTROS ESTADOS CON RESPONSABILIDAD Y PROFESIONALISMO.!!!!


Evaluamos resultados de actividades económicas para asegurar resultados buscados.
ELABORAMOS ESTADO DE RESULTADOS Y OTROS ESTADOS CON RESPONSABILIDAD Y PROFESIONALISMO.!!!!


Dotamos confianza a la información y actividades económicas planificadas.
AUDITAMOS ESTADOS FINANCIEROS CON INDEPENDENCIA Y RESPONSABILIDAD PROFESIONAL!!!!


Complementamos capacidades operativas específicas con conocimientos especializados.
NOS HACEMOS CARGO DE OPERACIONES TRIBUTARIAS, LABORALES Y OTROS.!!!
javascript
CONTROL Y GESTIÓN

« Regresar
Régimen Tributario Simplificado (RTS)
    El carácter transitorio del RTS, debiera ser tratado con políticas tributarias que promuevan, la adecuación a la Ley, y no su consolidación como norma supletoria a la Ley, para desarrollar con plenitud el carácter general de los impuestos que rigen en el país.

    La ampliación del, capital máximo de Bs37000 a Bs60000 y ventas de Bs136000 a Bs184000, lejos de llevar a los contribuyentes al camino de adecuación a la Ley tributaria, los consolida en un régimen tributario transitorio, vaya uno a saber porque tiempo. Esta acción construye un escenario con matices de discriminación, donde unos operan en especie de paraísos fiscales y otros en regímenes tributarios cada vez más rígidos.

    Del lado del comprador, el impuesto IVA, por gravar al valor añadido, le genera un derecho fiscal, que se expresa en la formalidad como crédito fiscal, utilizable como pago a cuenta del impuesto IVA gravado a sus operaciones (venta/servicios). En esa línea el RTS al liberar a los vendedores, de su obligación de facturar, confisca a los compradores, el crédito fiscal implícito según Ley en el precio de todo bien y/o servicio, a favor del dominio libre de los vendedores de ese régimen.

    Por otro lado, el RTS bloquea en tiempo y forma el flujo del impuesto IVA pagado en el precio por los compradores, a las arcas de impuestos nacionales, dicho de otro modo retiene en el dominio de vendedores, impuestos que deberían llegar a las arcas de impuestos nacionales. Por otro lado promueve indirectamente el desarrollo de actividades económicas en escenarios informales, debido a que los vendedores al encontrarse liberado de facturar sus ventas, no tienen la obligación de pagar el impuesto IVA percibido en el precio del bien vendido, por lo tanto no necesita que sus compras de bienes y servicios sean facturadas.


    En los hechos, la falta de necesidad real de que una compra sea facturada o que el comprador no necesite factura por su operación, incita a los regidos por el RTS y proveedores de estos, operar en la informalidad o ejercer el comercio con productos de contrabando. Las operaciones comerciales regidos por el RTS constituyen con perfección, el mercado ideal de productos internados vía contrabando, al no regir la obligación de, facturar las ventas e informar a la administración tributaria sobre las compras realizadas (envió de Libro de Compras).

    Si los regidos por el RTS operan con, proveedores que se desenvuelven en la informalidad o con productos de contrabando, no solo confiscarían el derecho fiscal (13%) contenido en el precio del bien, percibido de sus clientes, sino, también el impuesto IVA (13%) gravado a sus operaciones de compras. Por lo tanto, estos contribuyentes estarían reteniendo bajo su dominio el 26% de impuesto IVA, si a esa cifra sumamos el 3% de impuesto IT y 25% de impuesto IUE, la cifra total adquiere un carácter que incitaría a cualquier contribuyente a: 1ro. Gestionar la mantención por siempre del RTS pese a su carácter transitorio desde su origen, 2do. Desarrollar operaciones comerciales en la informalidad, 3ro. Desarrollar actividades económicas con proveedores que operan en la informalidad o con productos de contrabando.

    En base a lo expuesto precedentemente, el RTS confisca un derecho fiscal equivalente al 13% para transferir el mismo al dominio libre de los contribuyentes de ese régimen, a título de simplificar el cumplimiento de una obligación tributaria. Claro está que la simplificación del cumplimiento de obligaciones tributarias, no pasa por confiscar un derecho fiscal, sino por facilitar operaciones que buscan el cumplimiento de esas obligaciones, por ejemplo, la gestión tributaria (liquidación, declaración y envió de información de LCV) corra por cuenta de la administración tributaria.

    Si bien, la administración tributaria en cumplimiento de su rol legalmente asignada, ha venido estableciendo controles que buscan depurar el RTS de contribuyentes que por el tamaño de sus operaciones corresponden estar en el régimen general, cabe inferir que mientras el RTS libere la obligación de facturar, será difícil lograr la depuración buscada, ya que estos con tal de mantenerse en el RTS, buscaran muchas formas de eludir los controles establecidos, claro está que una de las formas es que sus compras no sean facturadas, llevando este proceder al proveedor a operar en la informalidad u operar con productos de contrabando. Pese a que el RTS establece, que las compras de esos contribuyentes deben estar respaldados con facturas, sin obligar él envió de información sobre los mismos a la administración tributaria.


Autor: CPA. Oscar Inca Pacara
Fuente: Decreto Supremo 3698 25 de Octubre, 2018
20 de Noviemb de 2018


Compartir en WhatsApp

http://congestbolivia.com/publicaciones/CONTOIP(5).jpg